Transformase en….

Es muy ilustrativo e interesante observar que las personas pueden transformarse en muchas cosas, sobre todo en diverso tipo de animales, sin pretender faltarles al respeto. Podemos ver a algunos muy burros, otros  comportarse como víboras, o ratas o sencillamente como buitres. En fin, los humanos podemos ser muy animales. Muchas veces no es una posición voluntaria, sino surge en función de las propias decisiones acompañadas de acciones que se ejecutan. Y a su vez esos comportamientos, en función del resultado que se consigue generan otros comportamientos y así sucesivamente. Hoy tenemos claro que “la conducta está determinada por sus consecuencias”. Es un principio básico del comportamiento humano.

Hace unos días una inteligente joven, con excelente capacidad de comunicación, buena preparación y excelentes habilidades sociales,  debido a la mala relación con su novio, busco ayuda profesional. A medida que contaba la experiencia y respondía a las preguntas que le hacía sobre su situación, fue tomando consciencia de lo que era la vida que vivía con él.

Empezó a visualizar como se había alejado de sus amigas,  dejar de hacer o practicar, por ejemplo actividades deportivas que regularmente hacía, al salir del trabajo,  y que eran gratificantes para ella, lo mismo que el lenguaje o el vocabulario que utilizaba, que el “cariñosamente” corregía, aprobaba o mejor dicho desaprobaba. Incluso se dio cuenta que su vestir había cambiado radicalmente, ya que en los últimos tiempo él le acompañaba a comprarla, y de alguna manera terminaba eligiéndola.  Comprendió que no fue de una manera directa clara o impositiva, sino sutil, suave y muy manipuladora, mediante creación de dudas, incertidumbre, ridículo o simplemente utilizando el viejo recurso de hacerla sentir culpable.

Fueron construyendo una relación asimétrica, no una de iguales. Donde ella acepta y cambia sustancialmente muchas cosas, para que la relación siga existiendo. Todo para que ella fuera lo que él quiere que sea. Fundamentalmente para que la relación entre dos sea el monopolio de un estilo sobre el otro, sino, no hay relación. ( Esto es más frecuente de lo parece)

A medida que contestaba las preguntas, empezó a verlo,  y con sus ojos llenos de lágrimas,  concluyó: “ es increíble al final me he transformado en un gusano”. Y después de un rato y cuando hubo controlado su malestar, empezó a preguntar como volver a ser persona, ella misma.

Más allá del hecho puntual. Es esencial saber que las personas vamos construyendo nuestra vida en base a comportamientos diariamente ejecutados, que producen consecuencias gratificantes (reforzantes) o bien negativas. Y de acuerdo a esto, se sigue un sentido de acción o bien otro.

Y así se van formando cadenas de acontecimientos que van marcando el camino por el que caminamos y hacemos nuestra vida, pero sí es importante saber que en función de esas contingencias, y su impacto sobre el comportamiento, las personas pueden llegar a ser gaviotas que vuelan o gusanos que se arrastran.

Lo esencial es saber que camino estas siguiendo y en que puedes transformarte.

Anuncios

Acerca de Enrique Cervantes V.

Director de Centro de Psicología Comportamental. Más de treinta años, contribuyendo al bienestar pscicologico de las personas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s